Industria

En la provincia de Buenos Aires el ajuste de energía eléctrica no fue resistido como en Capital Federal y el Gran Buenos Aires

Según manifestó el Ingeniero Rubén Zuanetti, asesor técnico de FEDECOBA, Federación de Cooperativas de Electricidad y Servicios de la provincia de Buenos Aires, en diálogo con E.S INICIATIVAS, en el marco del segundo congreso de la entidad, realizado en Mar del Plata los días 1 y 2 de septiembre pasado.

Zuanetti, fue uno de los disertantes del congreso donde explicó las variables entre los incrementos de ingresos y costos, para las cooperativas, que son las distribuidoras,  para prestar el servicio de energía eléctrica.

“Tomando como referencia el 2001 y 2002, donde los marcos regulatorios y los contratos de concesión se aplicaron según se había previsto, en la provincia de Buenos Aires, durante ese periodo hubo incrementos tarifarios en el 2005, 2008 y 2011. También, la cantidad de consumo se incrementó al igual que la cantidad de usuarios. Por lo tanto, la cantidad de ingresos desde el 2001 al 2015 se multiplicó por siete”. Agregó: “Respecto a los costos para la prestación de servicio, uno de los insumos básicos que se utiliza es el gasoil, que se incrementó en este periodo que estamos analizando, un 3 mil quinientos por ciento. Otro de los aspectos a señalar son los salarios que, para el sector, están encuadrados en el convenio de Luz y Fuerza, y tuvieron un aumento de más del 2 mil por ciento. También los insumos como cables o transformadores, que están atados al valor del dólar o del cobre, se incrementaron más del 2 mil por ciento”. Dijo Zuanetti.

En la misma línea de análisis, Zuanetti destacó que la ecuación económica se fue deteriorando para el sector, por lo tanto el gobierno decidió en el 2014 / 15 el congelamiento de los cuadros tarifarios y la aplicación de los programas de convergencia. El programa de convergencia determinó que el gobierno se comprometiera con las distribuidoras a poner los recursos para evitar el ajuste tarifario.

“En este análisis se observa que en el 2015, el 79 por ciento de nuestros ingresos, incluyendo el programa de convergencia y los aumentos de tarifas, fueron destinados al pago de salarios. Con el 21 por ciento teníamos que comprar la energía al mercado mayorista y sólo quedaba un 3 por ciento para poder cubrir el resto de los costos, por lo cual resulta inoperable brindar el servicio” aclaró Zuanetti.

Zuanetti, dijo que las cooperativas pudieron subsanar está pérdida gracias al aporte de capital sus asociados, mientras que en las distribuidoras privadas se han endeudado al no poder abonar sus facturas de compras.

La resolución 22 de la Secretaría de Energía 

Zuanetti, habló de la resolución y los beneficios para el sector. En tal sentido dijo: “A partir de la resolución volvemos a tener una ecuación razonable. En este caso la representación del salario respecto a los ingresos vemos que, en vez del 79 por ciento, ya estamos en un 45 por ciento, algo que históricamente ocurría. Con este porcentaje se cubre el precio de compra y queda un excedente del 25 por ciento para poder hacer mejoras o mantenimiento para tener un buen servicio. Sabido es que la resolución fue suspendida judicialmente. La Cámara en lo Contencioso y Administrativo otorgó suspensión de la medida cautelar, por lo cual se permitió cobrar las facturas mediante la resolución. Debemos recordar que la cámara toma esta medida porque se pone en peligro la prestación del servicio” Indicó.

Zuanetti también diferenció el impacto que produjo el ajuste tarifario de energía eléctrica en la provincia de Buenos Aires respecto a Capital Federal y el gran Buenos Aires, en tal sentido dijo: “Las cooperativas distribuidoras de energía eléctrica no hacen una audiencia pública para poder aumentar las tarifas sino que se realiza una asamblea de asociados cada año y se hace una rendición de cuentas. En el caso de que el consejo de administración no haga las cosas bien, pierde el derecho de manejar la cooperativa, por lo tanto en el interior se ven las cosas de otra manera. Para nosotros la aplicación de la resolución 22 no tuvo mayores inconvenientes. El ajuste en general estuvo en el orden de 120 por ciento. Fue más un sinceramiento”.

Agregó: “No sólo se debe analizar lo que sucede con Edenor y Edesur, que son las prestadoras de capital y gran Buenos Aires. Se olvidan del resto del país. El gobierno otorgó un subsidio nacional al precio mayorista de energía eléctrica. Mientras que a partir del mes de febrero de este año, la resolución 6 del Ministerio de Energía y Minería modificó el porcentaje subsidiado. En tanto que, Edesur como Edenor,  hicieron un ajuste del 20 por ciento desde el 2001 al 2015 y es por ese motivo que no se admite que algo que en el 2001 costaba cien pesos, en el 2015 cueste ciento veinte pesos. Por eso, en este sector del país, donde actúan Edenor y Edesur, las tarifas están tan atrasadas y hoy los porcentajes son tan altos. En la provincia de Buenos Aires hay un 30 por ciento de usuarios que reciben la tarifa social. Están pagando prácticamente lo mismo sin ajuste, mientras que al resto de los usuarios se le trasladó el aumento. Un usuario que está en los 180 o 200 kilovatios hora con una factura de 250 pesos. Por tal motivo los incrementos que se hicieron en la provincia de Buenos Aires no fueron resistidos como en Capital y el gran Buenos Aires”. Concluyó.

Fuente y fotos: E.S.INICIATIVAS PERIÓDICO INDUSTRIAL

 

 

Comment here