Industria

El sector industrial argentino está fuera de competencia

El 14 de octubre pasado, en el Coloquio de Idea, el empresario industrial y dirigente de la UIA, Dr. José Ignacio de Mendiguren, en diálogo con E.S INICIATIVAS, manifestó su descontento. Se refirió al sector industrial y a las expectativas de cara al año próximo: “Las políticas económicas del gobierno no benefician al sector industrial”.

Dijo De Mendiguren:”El sector industrial está realmente en problemas. Hoy la Argentina ha quedado cara para producir. Entendemos que veníamos con una caída ya a nivel de actividad. Desde hace tres años que no generamos empleo. Pero este año profundizamos esta caída y la generación de empleo. Básicamente, si tengo que decir dónde hay más problemas, el costo argentino ha subido mucho. El gobierno ha dado señales que indudablemente no son en favor del sector industrial. Cuando el sector industrial ve que la política fiscal y monetaria va en el sentido de liberar el ingreso de capitales, subir la tasa de interés y planchar el tipo de cambio, cada vez que se dió eso en Argentina, proyectado en el tiempo, terminó muy mal la industria y también el campo. La demanda debe venir del mercado interno. Es prácticamente donde está hoy el 90 % de la actividad industrial. Todo lo que antes exportaba Argentina, que era principalmente a Brasil, hoy está con dificultades. Lo único que nos queda es el mercado interno donde está el poder adquisitivo del salario”. Indicó.

También, el empresario habló del costo de ajuste tarifario para las industrias. Al respecto manifestó: “El ajuste de tarifas todavía no ha terminado de aclararse. Creo que se perdió tiempo. Hay mucha incertidumbre. Hay sectores de producción intensiva donde es muy difícil afrontar esas tarifas. Pero la tarifa sería lo de menos si hay demanda. Ahí se arranca, si vuelve la gente a trabajar, a tener un salario y lo gasta. Esto es lo que todavía no está arrancando”.

Por otro lado, el dirigente se refirió a la escasez de mano de obra calificada en el sector y el costo. En tal sentido dijo: “Tenemos escasez de mano de obra, por eso preservamos tanto la fuente de trabajo, porque nos a costado muchísimo poder conseguirla. Lo que sí nos pasa, es un fenómeno muy atípico. En dólares tenemos salarios caros por el retraso cambiario. Un operario en Argentina, promedio, está en 17 dólares. En tanto que en Brasil en 6 y en México en 5. Pero, en términos de poder adquisitivo, eso, al trabajador no le sirve. Es cara la mano de obra con respecto a otros países, pero el beneficio que le tendría que significar al trabajador, al tener un poder adquisitivo bueno, no lo tiene, porque el costo de vida en la Argentina esta caro y, por lo tanto, el salario no le rinde al trabajador”.

Para finalizar, De Mendiguren habló de las expectativas generadas en el sector industrial para el año venidero: “En el sector industrial nadie invierte. En una economía que se achica y que, además ha quedado con los precios relativos distorsionados, es prácticamente imposible exportar. Cuando uno ve como la gente cruza la frontera en los países limítrofes a comprar es porque Argentina está cara para producir y no es por culpa del industrial. Yo soy textil y la ropa de la gente está muy cara, sin embargo, de ese precio de venta al público la ganancia de la empresa industrial no supera el 20 %. Significa que, si el industrial de indumentaria, en la Argentina, regalara la ropa, solo bajaría un 20 %. La gran erogación está en los alquileres o en el costo financiero. Puede haber cambios en sectores como la obra pública, a través de los procesos licitatorios, que se van a iniciar. Puede cambiar el sector de telecomunicaciones, que es un sector cautivo. Donde se va invertir mucho es en energía”. Finalizó.

Fuente y fotos: E.S.INICIATIVAS PERIÓDICO INDUSTRIAL

 

Comment here