Industria

El reconocido economista Aldo Ferrer habló de industria y economía

La disertación se llevó a cabo en el marco del primero de los Encuentros Federales por el Desarrollo Industrial Argentino, el 19 de marzo pasado, en la facultad de Ciencias Económicas y Sociales de Mar del Plata.

Ferrer, abordó las perspectivas de la industria y la economía argentina: “La historia argentina en materia de industria es complicada. La industria es un proceso de gestión de conocimiento, de creación de cadenas de valor, de inclusión social, de capacitación a la fuerza de trabajo, de liderazgo empresario, de predicción al mercado mundial. Es un proceso de una extrema complejidad que requiere para desplegarse plenitud, incorporar conocimiento, transformarse, protegerse del mercado mundial. Requiere condiciones propicias para que esa transformación sea posible.”

También se refirió a casos de países asiáticos: “Los países más exitosos en la historia e incluso en la historia contemporánea, como Corea del Sur, en una generación, han logrado una transformación espectacular porque se han dado las condiciones básicas para que esa transformación sea posible. Y las condiciones son la estabilidad institucional, la firmeza de las políticas de industrialización, el protagonismo del sector privado, el fuerte ordenamiento económico, el liderazgo de las empresas nacionales asumiendo el comando del proceso y no delegándolo en filiales de empresas extranjeras. Es decir, proceso complejo que explica, en definitiva, la afirmación de la soberanía y la capacidad de una sociedad de decidir su propio destino.” Señaló el economista.

Agregó: “Cuando nosotros vemos nuestra historia advertimos que estas condiciones no se verificaron. El cambio de políticas. En algunos periodos directamente políticos de genocidio industrial, de destrucción de la capacidad productiva instalada, deterioro de las PyMES. Y, esto naturalmente terminó con un gran sector con luces y sombras; con logros muy notables en la frontera de la tecnología que generan desequilibrios en el sector industrial. El hecho que no hayamos logrado integrar realmente el tejido industrial, el sector de vanguardia, el sector automotriz, la industria del petróleo, el sector químico, los bienes de capitales, nos ha dejado con este déficit. Aparecen estos desequilibrios de esta estructura subdesarrollada, que debe resolverse como condición indispensable para terminar de conformar una industria integrada, abierta, compleja, competitiva.” indicó Ferrer.

Para finalizar, Ferrer aseguró: “Es imposible desarrollar una política industrial, una política de desarrollo sin soberanía, sin un Estado nacional capaz de administrar el sistema, y capaz de liberar la fuerza creativa de la iniciativa privada para invertir, para traer tecnología, para exportar. La soberanía es una condición necesaria de la industrialización, del cambio, y para ello hay que tener la casa en orden, hay que tener una fortaleza, hay que tener capacidad de estar en los mercados, pero no para pedir plata para tapar agujeros, sino para resolver los problemas que tenemos de insuficiencia productiva en aquellos sectores industriales o en los sectores energético o de infraestructura.”

Es necesario discutir con sensatez sobre la base de nuestra experiencia histórica, de conocer que una de las peores cosas que nos han pasado fueron las épocas del dólar barato, como en la época de la dictadura o del uno a uno. Cuando el dólar está barato todo lo que viene de afuera está barato, y por lo tanto no se puede vender en el exterior. Y en función de esa realidad, muchas veces se cae en el falso debate de si hay que devaluar o no. Ese no es el problema. Acá lo que tenemos que tener es un contexto macroeconómico sólido, ordenado en la moneda y en las finanzas, un tipo de cambio competitivo, previsible, de largo plazo, que de horizontes para invertir.”

Fuente y foto: E.S.INICIATIVAS PERIÓDICO INDUSTRIAL

Comment here