ciencia y tecnología

El instituto que ha prohibido la tecnología

E.S.INICIATIVAS Informa, una escuela en Inglaterra dijo Nada de móviles, ni de tabletas, ni de ordenadores. Ni siquiera pulseras para medir la actividad física. Desconexión digital. A partir de septiembre, las alumnas del instituto femenino Stroud de Gloucestershire (Inglaterra) no podrán utilizar ninguno de estos dispositivos en las instalaciones del centro, salvo algunas excepciones. En un primer momento, esta desconexión digital levantó una ola de indignación. Pero poco a poco las chicas han entendido el por qué e incluso han aplaudido la decisión.

Puede parecer chocante que a unas adolescentes les parezca bien que les prohíban algo tan necesario para ellas como sus amados cacharros y sus imprescindibles redes sociales, pero la decisión ha sido tomada en parte por el propio deseo de las jóvenes.

Alumnos del Stroud High School (Stroud High School)

 

A principios de este año, los responsables del centro realizaron una encuesta sobre este asunto y descubrieron que el 75% del alumnado revisaba continuamente sus redes sociales y que el 50% incluso se dormía con el teléfono en la mano. Pero lo más sorprendente es que más de la mitad de las chicas de entre 11 y 14 años aseguraron que les gustaría ‘tener más control sobre el uso de las redes sociales’.

“Ellas quieren más control porque queda patente que no saben cómo conseguirlo. Y necesitamos ayudarlas. El colegio debe ser un lugar en el que se pueda aprender, divertirse y tener amigos auténticos, no para hablar a través de Snapchat”, asegura Cindi Pride, la directora del centro, en declaraciones concedidas a The Guardian.

Pride también explica que su instituto trabaja con centros de salud mental de este condado cercano a Bristol y que gracias a esta colaboración han descubierto que muchas de las adolescentes se sienten frustradas por compararse continuamente con otras chicas en redes sociales. “Dicen cosas como ‘Tiene el pelo más largo, es más rubia, tiene mejores prendas, mejores vacaciones…’. La gente solo comparte en Internet los mejores momentos de sus vidas y compararse con eso es algo enormemente perjudicial”.

Gracias a esta información, los responsables del instituto organizaron una semana de desconexión digital en la que las 400 alumnas y profesores fueron obligados a dejar en casa todos sus dispositivos electrónicos. Tras la prueba, la mayoría aseguró sentirse  menos estresado y más libre.

La pequeña prueba se extenderá a partir de septiembre, pero con algunas salvedades: las niñas de 7 a 9 años tendrán completamente prohibida la tecnología en el centro. Las de 10 y 11 podrán usar sus móviles durante la hora de la comida. Y a partir de esa edad, todos podrán usarlos excepto en las horas lectivas.

Curiosamente, el dispositivo que parece estar haciendo más daño a las alumnas no es el móvil, sino las llamadas pulseras de salud que miden los pasos, las pulsaciones y las calorías quemadas por sus usuarios. “Muchas chicas con un cuerpo perfectamente normal las llevan y se obsesionan con adelgazar”, asegura Pride. A partir de septiembre, no podrán llevarlas: la desconexión digital será la norma.

 

Comment here